Situación actual de la población afroperuana

 

Condiciones de pobreza:

  • En el marco de la ENAHO 2004, se realizó un sobremuestreo para la población afroperuana, el cual evidenció que el 35.7 % de las y los afroperuanos se encuentra en situación de pobreza, superando el promedio nacional, que representa el 34.8 %.
  • Un reciente estudio del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) que analiza la ENAHO durante toda la primera década de los años 2000, ha revelado un nivel de estancamiento en la situación socioeconómica de la población afroperuana que contrasta con la situación de otros grupos poblacionales.
  • El Estudio Especializado para Población Afroperuana (EEPA) realizado por el Ministerio de Cultura y el Grupo de Análisis para el Desarrollo (GRADE) en el año 2014, evidencia una diferencia en los niveles de ingresos de la población afroperuana, al señalar que más del 30% de esta población percibe un ingreso menor al salario mínimo mensual. Esta cifra podría estar estrechamente vinculada a problemas en el acceso a la educación superior y la segregación ocupacional que afecta a dicha población; lo cual fundamenta además que el porcentaje de afroperuanos que perciben una cantidad mayor a dos remuneraciones mínimas es 11% menor que el promedio nacional.
  • El informe sobre la evolución de la pobreza monetaria del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) señala que la incidencia de pobreza según origen étnico en entre el año 2012 y 2013 habría disminuido en 3.2% para la población de origen nativo; 1.2% para la de origen mestizo; y en 2.2% para la de origen blanco. Sin embargo, esta cifra contrastaría con el incremento en 2.2% de la incidencia de pobreza para la población afroperuana. ​

Acceso a la salud:

  • Con relación al acceso del derecho a la salud, el 50% de la población afroperuana ha experimentado enfermedad, recaída, síntoma, malestar o accidente. No obstante, el 70,1% de este universo no acudió a los centros de salud para recibir atención médica o consulta.
  • La percepción negativa sobre los servicios de salud, considerados como deficientes y, en algunos casos discriminatorios, fue recurrente, especialmente en las comunidades afroperuanas ubicadas en Chincha y Yapatera.
  • Otro de los aspectos que demandan algunos miembros de esta población se relaciona con la aceptabilidad del servicio de salud, el cual debería contener un enfoque intercultural en atención a su propia cultura. Según las cifras de la Enaho 2004, la población afroperuana exhibe un mayor nivel de vulnerabilidad que el promedio nacional respecto a la presencia de enfermedades crónicas, que afectan tanto al jefe como a cualquiera de los miembros de la familia.
  • El promedio de enfermedades crónicas en jefes de familia en el ámbito nacional sería de 27,7%, mientras que para los jefes de familias afroperuanas la cifra se incrementa en poco más de siete puntos, dando un estimado de 34,9%. El 25.60% de los jefes de hogar afroperuanos sufren de hipertensión arterial; y el 41.28%, de alguna enfermedad crónica, según el EEPA.

Educación:

  • El Estudio Especializado para Población Afroperuana (2014) brinda información que evidencia una situación de desventaja y exclusión que perjudican a este grupo humano. Así, se tiene que el 85% de los miembros de hogares afroperuanos entre 3 y 18 años asiste a un centro educativo, 9% menos que el promedio nacional.
  • Según el EEPA, el 30% de afroperuanos y afroperuanas que abandonaron la escuela, señalaron que lo hicieron porque “no les gusta”.
  • El porcentaje de jóvenes afroperuanos entre 18 y 26 años de edad que han accedido a educación superior es menor en 6% al total nacional.

Discriminación:

  • Según la encuesta de la Fundación Van Leer y GRADE 2011, el 22.1% de las y los adolescentes afroperuanos reportó haber experimentado alguna forma de discriminación en la escuela, en comparación con el 16% de sus pares no afroperuanos. De los tres motivos por los cuales las y los adolescentes afroperuanos se sienten discriminados, dos hacen referencia a su “raza” o “color de piel”, o la de sus familiares. El 50% manifestó que el apodo o broma aludía a su “raza” o “color de piel”, en comparación con el 26.7% de los no afroperuanos, y el 17% señaló que se refería a la “raza” o “color de piel” de algún familiar suyo, en comparación con el 3.8% de los no afroperuanos.
  • Según el Centro de investigación de la Universidad del Pacífico, el Perú aparece como un país en el que la discriminación es importante y se ubica por encima del promedio latinoamericano; cuando se pregunta por “la raza” como fuente de discriminación, en el Perú se identifica que un 39% de nacionales son discriminados por esa razón, cuando el promedio de la región es 36%.
  • El EEPA devela que el 32% de jefes de hogares afroperuanos ha sufrido discriminación por su “raza”. Al mismo tiempo señala que el 57% de los jefes de hogar afroperuanos creen que la discriminación es una causa importante de la pobreza.
  • Una encuesta recientemente llevada a cabo por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, el 64% de la población nacional considera que el derecho a no ser discriminado es el derecho de la población afroperuana más vulnerado.